Publicado el Deja un comentario

ALEN DE NINGURES

“Tres mujeres  Alejandrina Alfaro, ilustradora; Antonia Barros, escritora; y Ana Marco, gestora,comenzaron a colaborar para dar forma y ofrecer sus ideas, a través de un proyecto editorial con el fin de crear contenidos y actividades que faciliten encuentros y momentos compartidos entre niños y adultos.

Así nace en el 2015 Alén de Ningures «Más Allá de Ninguna Parte», un proyecto empresarial, personal, social, cultural y artístico” que tiene como peculiaridad que ha financiado muchos de sus proyectos mediante la fórmula del crowdfunding”

A principios de este año 2019 se han unido a ARDO y hemos querido hacerlas unas preguntas para que podais conocerlas mejor.

Qué hizo encender en vosotras la mecha del emprendimiento y cómo se gestiona el miedo a dar el salto.

Creemos que nuestro comienzo fue un poco impulsivo. Nos conocíamos porque nuestros hijos van al mismo colegio. Antonia empezó proponiéndole a Alejandrina que ilustrara un cuento que había escrito. Después surgió la idea de hacer calendarios de adviento con pequeños cuentos para leer cada día. Era un proyecto más complicado y necesitaba de una persona capaz de organizar y gestionar. Pensamos en Ana, se lo propusimos y, casi sin darnos cuenta, nos habíamos embarcado en este proyecto.

Qué es el Crowdfunding y cómo se os ocurrió introducirlo como fuente de financiación en vuestro proyecto.

La ocurrencia es fácil de explicar: no teníamos dinero ni posibilidad de que los bancos nos financiaran. Llegó a nuestros oídos la idea del crowdfunding y cuando averiguamos de qué se trataba supimos que esa era nuestra única opción. Fue un a

mor a primera vista.

En qué medida los fondos recaudados han sido decisivos en el éxito de la empresa? ¿Es una fórmula a tener siempre en cuenta?

Han sido determinantes, es lo que nos ha permitido hacer realidad nuestras ideas. Al principio pensamos que la usaríamos solo para el primer proyecto. Pero después hemos visto que las plataformas de crowdfunding (nosotras hemos trabajado siempre con Verkami son un buen escaparate y hemos seguido utilizándolas con muy buenos resultados.

Qué tiempo soléis dar a un producto antes de desecharlo por completo.

El tiempo que tarde en agotarse. Nuestros productos no tienen fecha de caducidad. Están hechos con mucho esmero y creemos que ofrecen contenidos muy valiosos y duraderos.

Si un universitario recién licenciado aspirara a encabezar un proyecto similar al que vosotras habéis puesto en marcha, ¿qué tres consejos le daríais que no se enseñan?

Que se entusiasme, que se enamore de lo que hace y que esté dispuesto a luchar hasta el final.

¿Y para un profesional que se recicla, cambia el consejo?

Sí: que antes de abandonar un trabajo que le proporcione una fuente de ingresos se asegure de que cuenta con un colchón económico para ir tirando los primeros años.

De media, ¿cuantas horas dedicáis al trabajo cada día y qué proporción a cada tarea (redes-web-envios)?

Ninguna de nosotras se dedica a este proyecto en exclusiva. Digamos que entre las tres conseguimos cubrir una jornada normal de trabajo. Además de redes y envíos hay otro montón de cosas que hacer: crear los contenidos, buscar proveedores, hacer difusión y distribución, …

Qué es lo que más os motiva para continuar.

La satisfacción de crear cosas que creemos que son buenas y las alegrías cotidianas que nos da este proyecto.

Qué figuras, empresas , o libros son un ejemplo a seguir o inspiracionales para vosotras.

Nos fijamos mucho en las editoriales pequeñas, que normalmente tienen un trasfondo muy idealista y entusiasta y que trabajan muy duro para sacar adelante los títulos en los que creen. Dos ejemplos entre otros muchos pueden ser «A buen paso» (editora: Arianna Squilloni) y «Los Cuatro Azules» (editora: Lara Valverde).

Mirando al futuro, ¿Dónde os veis dentro de 10 años?

Si está permitido soñar: en los escaparates de todas las librerías con criterio y encanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *